Enjuague Bucal & Salud Dental

Cuando hablamos de higiene dental no hay que olvidar que lo más importante es el uso adecuado del cepillo de dientes y que ningún enjuague bucal puede reemplazarlo. Teniendo esto en mente, debemos ser conscientes de que la boca no está compuesta solamente por los dientes (siendo éstos solo el 25%), sino que también forman una parte importante la lengua, las encías y las mejillas. Es por esto que se recomienda acompañar el cepillado con otras técnicas de limpieza que puedan acceder a aquellas partes de nuestra boca que no son alcanzadas por el cepillo. Una de estas es la utilización del hilo dental ya que este limpia y elimina restos de comida de los espacios entre los dientes y cercanos a las encías. Por otro lado, también podemos utilizar el enjuague bucal como un complemento del cepillo, ya que al ser líquido, tiene acceso a todas las partes de la boca, incluyendo a los espacios más pequeños.

Existen distintos tipos de enjuagues bucales, variando sus componentes dependiendo del objetivo para el que están hechos. Por ejemplo, pueden tener como objetivo principal prevenir la aparición de caries, blanquear los dientes, aliviar problemas en las encías como gingivitis y periodontitis o bien combatir el mal aliento. Es muy importante destacar que estos efectos ocurren solamente si el uso de enjuague bucal es acompañado por un adecuado uso del cepillo de dientes e hilo dental, y no por sí solo. Sumado a esto, cabe mencionar que los enjuagues bucales no funcionan para eliminar estos problemas sino que para prevenirlos. Es decir, el uso de enjuague bucal no hará que desaparezca una carie, se elimine el mail aliento o se sane un problema de encía, pues debido a los efectos que tiene este químico en la boca, solamente ayuda a prevenir su aparición, ayudando a la mantención de una boca saludable.

Dicho esto, es relevante mencionar que para que cumpla su objetivo, el enjuague bucal debe ser aplicado inmediatamente después del cepillo de dientes e hilo dental, cuando ya no quedan restos de comida y la boca adquiere un Ph adecuado. El enjuague bucal no sustituye al cepillo de dientes ni al hilo dental, sino que los complementa. La mayoría de los enjuagues bucales no deben mezclarse con agua y están contraindicados para niños. Se recomienda a la vez, enjuagar la boca con este líquido al menos por 30 segundos y no comer ni beber nada luego de 30 minutos (tampoco enjuagarse con agua).

A modo de conclusión, diremos que la utilización de enjuague bucal no es obligatoria para tener una buena higiene y salud dental, sino que es un complemento al cepillo de dientes e hilo dental. Existen distintos tipos de enjuagues bucales, los que tienen distintos objetivos, siendo algunos de estos la prevención de problemas dentales como caries, mal aliento, enfermedad de las encías, entre otros, pudiendo elegir entre ellos según sea el caso específico.

¡Comparte!

Comments are closed.

PEDIR HORA