Mondadientes: una herencia peligrosa

En la antigüedad, ver a una persona en la calle con un palillo en la boca significaba que esa persona había comido, por lo que se entendía que era una persona pudiente. Palillos que comúnmente son conocidos como mondadientes, escarbadientes o palillo de dientes. Son objetos de madera u otro material utilizado para quitar las sobras de comida de entre los dientes. Existen desde hace miles de años y son conocidos por muchas culturas, siendo probablemente los primeros instrumentos de limpieza dental en la historia. Se han encontrado muestras de mondadientes enterrados en tumbas prehistóricas en Italia y en los Alpes Orientales. Hay ejemplares de distintos materiales, como madera o bronce e incluso algunos eran utilizados como objetos de lujo o joyas.

Si bien el palillo de dientes fue el primer objeto de limpieza dental en la historia, lo cierto es que hoy en día existen otras técnicas más efectivas y sanas para la salud dental, siendo el uso de mondadientes incluso perjudicial y dañino. Una de las principales razones por las que el mondadientes puede ser dañino es su forma, ya que al ser duro, puntiagudo y de madera, es muy probable que genere pequeñas lesiones en las encías, produciendo un trauma repetidamente que puede inflamarse y provocar mucho dolor. Junto con esto, el palillo de madera puede romperse y dejar restos de madera incrustado en la encía, lo que podría generar una infección. Ahora bien, es importante tener en cuenta que utilizar palillos que no vengan en un envase sellado, puede transmitir infecciones del medio ambiente a la boca.

Hoy en día existen alternativas modernas recomendadas para la limpieza de los espacios entre los dientes que cuidan y disminuyen el riesgo de lesiones e infecciones dentales. Una de estas es la utilización del hilo dental, ya que con éste es posible acceder a aquellos espacios pequeños que no se pueden limpiar con el cepillo de dientes. Se recomienda la utilización del hilo dental una vez al día, para prevenir la acumulación de sarro e inflamación de las encías. Otra alternativa son los cepillos de dientes interproximales que están especialmente diseñados para complementar el uso del cepillo de dientes tradicional, ya que permiten el acceso al espacio que hay entre los dientes, donde suelen acumularse restos de comida.

Así pues, el uso de mondadientes, escarbadientes o palillo de dientes, si bien fue importante como el primer instrumento de limpieza dental en la historia, hoy en día existen alternativas más saludables y eficientes para limpiar los espacios interdentales. Mantener esta antigua práctica puede ser riesgoso y perjudicial para la salud dental, por lo que es recomendado buscar alternativas modernas que cumplan la misma función de limpieza como el hilo dental o los cepillos interproximales.

¡Comparte!

Comments are closed.

PEDIR HORA